Mitos de la informática, ¿Tú también te los crees? (Edición 1)

Con el paso de los años, y especialmente desde que se inició este siglo, hemos ido experimentando y conociendo mas usos y aplicaciones relacionadas con el mundo de los ordenadores. Esto ha hecho que muchas personas  hayan ido compartiendo sus creencias en base a lo que les ha surgido o pasado en el entorno de los sistemas operativos, especialmente en Windows.

Todo esto y más, ha hecho que se creen mitos y afirmaciones que, sin duda, poco tienen que ver con la realidad del mundo de la informática. Hoy, aquí en LimónTIC, vamos a “destripar” estos tópicos tan conocidos para muchos de nosotros. Hoy os dejamos la primera edición. Empecemos:

  1. “Yo quito la batería a mi portátil para que dure más.” Bueno, este clásico nos acompaña a todos cada vez que compramos un ordenador. Lo cierto es que las baterías no están pensadas para quitar y poner, mas que nada porque su entorno más seguro y adecuado es el propio ordenador, su carcasa y su conexión. Si realmente quieres sacarle provecho a la batería, no tengas siempre el cargador enchufado, intenta usar tu portátil con su batería (que para eso ha sido diseñado) y, cuando salte el aviso, no antes, ponlo a cargar. Con estos pequeños gestos lograremos alargar la vida útil de la batería y, evitar con quitar y poner, que sus componentes y materiales empeoren por no estar en su condición de origen.
  2. “Siempre instalo un antivirus en mis ordenadores, es lo ideal.” Seguro que muchos estáis familiarizados con esta expresión, eso si no sois de los que la cumplen. Pues bien, esto gusta mucho a las grandes empresas de antivirus que, al igual que las compañías de alarmas, viven de crear y generar miedo en los usuarios para seguir facturando a costa de tus inseguridades. Mirad, un ordenador, por ejemplo de windows, ya trae de base un antivirus. Sí, lo estás pensando, es “Windows Defender”. Ese tan famoso que muchos conocéis por sus notificaciones. Este antivirus es gratis, sí, gratis. Pero lo mejor es que recibe actualizaciones gratis, repetimos, ¡gratis! Y tú sigues pagando licencias y cuotas anuales o mensuales. Los antivirus comerciales, más profesionales o específicos, tienen su sentido y aplicación en equipos que son manejados por muchos usuarios, con conexiones a internet no controladas y sin ninguna vigilancia autorizada. Para nuestros equipos normales, personales, que uno sabe qué hace, dónde navega, qué conecta, etc… No es necesario un antivirus tan potente o específico (que además ralentiza tu sistema y consume muchos recursos), recuerda que Windows ya trae el suyo. Pero si quisieras uno adicional, cualquiera versión gratuita te sirve para controlar la seguridad básica. En conclusión, nosotros no estamos en contra de los antivirus, solo queremos haceros ver que cada dispositivo es un mundo pero, en general, no son necesarias grandes inversiones.
  3. “Mi ordenador va lento, tengo un virus, hay que comprar otro.” ¡No, por favor! Esto es como decir “me duele la cabeza, tengo cáncer!” A ver, no nos volvamos locos… Un ordenador puede ir lento por 100 razones, desde la más simple como tener “tropecientos” programas instalados y ejecutándose desde el arranque, hasta tener un componente que esté dando problemas, como el ventilador que refrigera el sistema. Recuerda, igual que es bueno consultar al médico tus dudas sanitarias, es aconsejable, al menos, buscar indicios de posibles fallos en tu equipo, no darlo por acabado a la primera.
  4. “Apaga la WIFI cuando no la uses, así mejoras tu salud”. Queridos seguidores, nadie mejora su salud por estar en contacto o no con la wifi. Todo son suposiciones, no hay evidencia científica que nos asegure que las ondas wifi son perjudiciales. Y, aún así, si lo fuesen, apagarla cuando no la uses no va a dejar de afectarte cuando sí la tengas encendida. Usa la razón, llevamos viviendo con ondas más de un siglo, ¿o las ondas de las radios son más amigables? ¡Usa la wifi, que para eso la pagas!
  5. “Si lo has borrado de la papelera, ya no hay nada que hacer”. “¡Eso es… mentira!” Los archivos que eliminamos no desaparecen realmente. Solo se ocultan. Nuestro disco duro lo que hace es sobrescribir encima de ese archivo cuando necesita su espacio, es decir, tú le das permiso, cuando marcas “eliminar”, para que el disco duro pueda contar con ese espacio y sobrescribir con otros datos. Si has borrado algo accidentalmente, incluso de la papelera, no hagas nada. No sigas usando el ordenador, apágalo y llévalo a un servicio técnico, seguramente todavía se podrá deshacer esa acción y volver a activar la memoria para ese archivo borrado por error. Y si te acaba de pasar, o te pasa, llámanos, nosotros lo haremos encantados y no te cobraremos nada si no conseguimos recuperarlo. 😉

Esto es todo por hoy, amigos. En las siguientes semanas iremos subiendo un artículo sobre los “mitos informáticos”. Desmontaremos todas esas frases que nos acompañan desde hace años y, a veces, nos hacen actuar mal con nuestros ordenadores.

Mitos de la informática, ¿Tú también te los crees? (Edición 1)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll hacia arriba
error: Content is protected !!
Abrir chat
1
¿Hablamos?
Soporte e información | LimónTIC
¡Hola! 👋🏼
Estamos aquí para ayudarte.